Fundación Barceló

Haití Nuevos Proyectos

Donaciones

Con tu donativo podremos ayudar a quien más lo necesite, trabajando con la mayor eficiencia posible para que sus actividades beneficien al mayor número de personas posible. Tu aportación por pequeña que sea, será bien recibida. Donar

Presentación

La Fundación Barceló es una Institución sin ánimo de lucro creada por la familia Barceló Oliver el 24 de octubre de 1989, en documento público autorizado por el Notario Don Salvador Balle Oliver.

La Fundación Barceló fue inscrita en el Registro del Protectorado de Fundaciones del Ministerio de Educación y Ciencia del Gobierno de España, con el número BAL 1-1-3-16, el 19 de julio de 1990.

La Fundación tiene su domicilio en Palma de Mallorca (España), en un edificio histórico – la Casa del Marqués de Reguer-Rullán – catalogado como bien de interés cultural.

¿Qué es la Fundación Barceló?

Desde su nacimiento en 1989, la Fundación Barceló ha ido desarrollando sus actividades en torno a las áreas de Salud, Educación, Cooperación al desarrollo, Cultura y Arte y en general, al desarrollo integral de la persona, con el propósito permanente de aportar su trabajo, sus proyectos y sus recursos a la mejora de la sociedad en su conjunto.

Entre sus proyectos destaca el Programa AMI, destinado a mejorar la salud de los más necesitados, las actividades que persiguen el incremento de la calidad educativa, dedicando especial dedicación a las zonas rurales, la concesión de microcréditos, principalmente a las mujeres, los proyectos que fomentan el desarrollo productivo, los que se destinan a proporcionar una vivienda digna y en general, la atención a los más necesitados en los países más vulnerables en las zonas de actuación.

La Filosofía que guía la actuación de la Fundación Barceló es la de ayudar a quien más lo necesite, trabajando con la mayor eficiencia posible para que sus actividades beneficien al mayor número de personas posible.

Los programas de actuación de la Fundación Barceló se dirigen preferentemente a los países más necesitados de África y América Latina.

Misión, visión y valores

La Fundación Barceló se constituyó el 24 de octubre de 1989 como una iniciativa de la familia Barceló Oliver. Desde entonces ha trabajado con el objetivo de mejorar el desarrollo integral de las personas.

Misión

Contribuir a la mejora del desarrollo humano, económico y social de las personas más desfavorecidas, particularemente en los países más pobres de África y América Latina, en temas de salud, educación y desarrollo integral de las personas, y especialmente en la mejora del nivel de vida de las mujeres.

Contribuir al desarrollo de la agricultura y trabajar en la preservación del medio ambiente.

Contribuir al fomento de la cultura dando a conocer la pintura mallorquina de los siglos XIX y XX.

Que toda actuación de la Fundación esté presidida por un principio de Responsabilidad Social.

Visión

Ser activos en la identificación de proyectos viables y necesidades no suficientemente atendidas, buscando fórmulas creativas e innovadoras para obtener los mejores resultados para los beneficiarios.

Estar abierta a socios locales que compartan nuestros ideales, que aporten el conocimiento de la realidad de su entorno, trabajen con profesionalidad y compromiso y se identifiquen con nuestros valores, estableciendo con ellos una relación basada en la confianza.

Valores
  1. La eficiencia en la gestión de los recursos, tratando de destinar el mayor porcentaje posible de los fondos a las actividades propias de los proyectos y empleando los gastos de gestión estrictamente necesarios para su adecuado funcionamiento.
  2. El adecuado control y seguimiento y su mejora constante para asegurar el cumplimiento eficaz de los objetivos.
  3. La trasparencia tanto en la ejecución de los proyectos como en la puesta a disposición de cualquier entidad o persona autorizada de la información económica detallada relacionada con la Fundación
  4. La responsabilidad y diligencia en la ejecución de las distintas actuaciones.
Ámbito de actuación

La Fundación Barceló actúa en países situados por detrás del puesto 100 del Indicador de Desarrollo Humano elaborado anualmente por el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) y, excepcionalmente, en países que se sitúan por encima de dicho índice, pero con niveles de desigualdad entre la población muy elevados, para reducir dichas situaciones y evitar la marginación de gran parte de la población de las zonas más pobres.